domingo, 20 de marzo de 2011

¿Inspiración? Me lo dijo un amor...

Muchas veces hemos deseado desentrañar el misterio que unifica al artista con su obra mientras dura el rapto inspirador. ¿Cómo describir esa dulce sensación de sentirse arrobado
por un ímpetu que nos sobrepasa y que parece dictarnos las palabras que surgen de nuestra pluma, los colores del pincel o las notas del piano? En ocasiones la sensación evoca el despertar de un habitante silencioso que mora en el interior de nuestro corazón; otras creeríamos que alguna musa misteriosa nos tomó de la mano, espolvoreó su purpurina de Campanilla y nos condujo hasta Nunca Jamás. De todos esos momentos en que recuerdo haberme dejado raptar, siempre me acompaña la sensación de enamoramiento profundo. Mi trampolín, mi escalera dorada, mi camino del arco iris, eran los sentimientos que tenía hacia otras personas. ¿Me dictó el amor los versos y la elocuencia? ¡Quién sabe! ¡Quedan tantos secretos por regalar a la luz del sol! Sin embargo, vale la pena una reflexión: el artista enamorado está dotado con un poder especial... ¡Usemos sus alas! ¡Dejémonos herir por sus flechas!

Naty Sánchez

Convertir un día torcido en una sesión de fotos desenfocada

En busca del vuelo perdido , foto de Naty durante el día de su vuelo perdido A veces el día se desenfoca: tienes dos teléfonos y ambo...