Literariamente...

Un libro es como el perfume del loto: en cuanto sale de la flor se derrama por el mundo, alejándose de los pétalos que le dieron vida y que a menudo ignoran cómo se embriaga la gente con su aroma.